martes, 4 de julio de 2017


ARLEQUIN PORTUGUES (1ª parte)
 
         El presidente de la comisión técnica de canarios de postura del Colegio Portugués de Jueces, D. Paulo Fereira, escribió este magnífico artículo sobre el Arlequín Portugués, que espero sea de gran utilidad para aficionados y jueces.

CUERPO – 20 puntos.
         El Cuerpo del Arlequín portugués debe presentar características distintivas que permitan la necesaria y suficiente individualización de este canario, frente a las restantes razas de postura, distinguiéndole más del canario de color. Esta rúbrica es de la mayor importancia y por ello tiene la mayor puntuación (20 puntos), y debe ser una prioridad de los criadores.
 
El cuerpo debe ser esbelto y alargado, pero no excesivamente estilizado para mantener algunas formas redondeadas que le confieren armonía.
Las características de plumaje de este canario (con presencia de factor mosaico) dificultan, como es sabido, la obtención de un cuerpo esbelto. En efecto, el cuerpo de las aves con la categoría mosaico (como las nevadas) tiende a tener líneas más redondeadas, debido a la longitud del plumaje, dificultando el trabajo de selección. Es necesario encontrar un compromiso entre estos factores, lo que requiere un trabajo arduo de selección, eligiendo los ejemplares de plumaje más adherentes.
 
El Pecho debe ser uniformemente redondeado, en el sentido de que forme un conjunto armonioso con el resto del cuerpo, sin marcación de ningún tipo, alto y robusto pero no excesivamente grande o ancho.
       El dorso no debe ser redondeado (ni cóncavo ni convexo), formando una línea con la cola, casi sin ángulos.
       Las alas deben ser proporcionadamente largas, bien adheridas al cuerpo y sin cruzarse o separarse. 

MOÑA / CABEZA – 15 puntos.
      El estándar actual se refiere a una moña en forma de tricornio, a diferencia de todas las demás razas moñudas que, como sabemos, presentan moñas ovales, elípticas o circulares. Sin embargo, es importante resaltar que, genéticamente, esta moña resulta de la misma mutación que originó las moñas ovales.
Todas las razas moñudas actuales (salvo la mutación de moña en herradura del Lancashire aún no completamente recuperada) derivan de la mutación original de moña ovalada, con sus variantes oval, elíptica o circular dependiendo de la raza y del tamaño y forma de la cabeza.
 
La moña preconizada actualmente para el Arlequín, en tricornio con 2 ángulos atrás y 1 ángulo virtual al frente, corresponde a una moña resultante de cruces con el Arlequín sin moña de cabeza estrecha, plumaje corto en la cabeza y sin cejas. Esta cuestión es importante para mantener la moña dentro del estándar.
Es evidente que, por razones morfológicas, el vértice frontal del tricornio / triángulo sólo puede alcanzarse parcialmente, siendo en la práctica ligeramente redondeado, razón por la cual se define un ángulo virtual al frente. Los 2 ángulos posteriores de la moña se definen mejor, dando la forma triangular.
 
Se admite el plumaje ligeramente levantado en la nuca, aunque se aprecian especialmente las moñas adheridas en la parte posterior de la cabeza.
La moña debe irradiar simétricamente desde un punto central, aunque no tan pequeño como en la raza Gloster, con plumas medianamente cortas.

La cabeza del Arlequín sin moña, como se mencionó, debe ser estrecha y alargada y hay que tener especial cuidado con el plumaje, conciliando la ya referida categoría de mosaico con la necesidad de plumas cortas en la cabeza, lo que permitirá mantener las moñas dentro del estándar pretendido.
El pico debe ser fuerte y proporcionado tal como corresponde a lo definido en el estándar y que es diferente de otras razas con pico corto y cónico.
       Los ojos deben estar centrados, ser vivos y bien visibles.

 
El Cuello debe estar marcado, destacando claramente la cabeza y dando un aspecto más altivo y vivo. El posicionamiento de la cabeza permitirá aumentar el espacio visual del ave pero también puede reducir el aspecto esbelto que se pretende. La longitud y la posición del cuello deben estar correctamente balanceadas para obtener el resultado deseado frente al estándar. Las zonas de unión cabeza-cuello y cuello-dorso-pecho deben estar bien delineadas y armoniosas sin ningún ángulo.
(continuará)

jueves, 13 de abril de 2017

LA LONGITUD DEL GLOSTER
La longitud del canario Gloster es uno de los temas más discutidos entre los aficionados y también entre los jueces. En los criterios de enjuiciamiento la reseña es: Máx. 11 cm.  Lo más pequeño posible. Realmente es muy difícil conseguir canarios que midan 11 cm o menos. Lo que ocurre es que, si el canario es de formas redondeadas y la cola es corta, entonces da la sensación de ser pequeño o muy pequeño.
Para medir de una manera relativamente objetiva el tamaño del canario, alguien tuvo la buena idea de colocar los dos palos de la jaula de exposición a una determinada distancia. Cuando el pájaro está en uno de ellos, dando la espalda al otro, la situación de la cola respecto al palo es una buena medida de la talla del canario.
 
La cola de este canario monta sobradamente sobre el palo. Si esto ocurre la mayoría de las veces en que el canario se mueve, la talla del canario es excesiva o bien la cola es demasiado larga.
Este canario también tiene la cola claramente montada sobre el palo, señal de que su talla es excesiva.
Otro Gloster con una talla excesivamente grande. La cola monta claramente sobre el palo o posadero.
Este canario muestra una talla correcta. La cola roza muy ligeramente el palo, pero no llega a montarse sobre él.
         Hay canarios que en determinadas posiciones no montan su cola en el palo, y en otras lo rozan ligeramente o no lo llegan a montar nunca. El juez (y el aficionado) deben valorar la posición que tiene el pájaro y ver si montan la cola de modo ocasional cuando está en posición muy horizontal, o si lo hace habitualmente.
Los ejemplares que habitualmente toman una posición muy erguida es difícil que monten la cola sobre el palo. Estos ejemplares parten con ventaja a la hora de enjuiciarles.
 
 
El criador debe ser el más exigente con la talla de sus Gloster y no intentar engañarse a sí mismo diciéndose que la cola no llega al otro palo y que sus canarios están en la medida adecuada. El único método para conseguir canarios pequeños es selección, selección y más selección.
A la hora de seleccionar a los Gloster por su talla haya que hacerlo por partida doble. Por un lado hay que seleccionar aquellos que tienen el cuerpo corto y rechoncho, y por otro hay que seleccionar aquellos que tienen una cola corta; cuanto más corta mejor.

miércoles, 15 de marzo de 2017

La selección de ejemplares como reproductores
Este interesante artículo es una traducción, con ligeras modificaciones, del  firmado por David y aparecido en la página   http://davidskaly.skyrock.com/.  
         Lejos de mí la idea de pretender considerarme un experto, y no pretendo considerarme en posesión de la verdad, yo querría simplemente exponer mi manera de practicar la selección de los ejemplares de cría. Este artículo se dirige principalmente a los aficionados  principiantes pues ciertos principios podrían ser válidos para otras razas de canarios.
         Regularmente recibo llamadas, correos electrónicos o simplemente asesoramiento sobre cómo seleccionar o adquirir las aves de cría, a veces los aficionados están mal orientados en este aspecto. Voy a tratar de compartir algunas ideas para no caer en algunas ideas preconcebidas como que "campeón x campeón = campeón" porque a menudo las elecciones de ejemplares para la cría se dirigen a adquirir ejemplares de 92 puntos o de primerísima categoría.
Es necesario saber que un buen gloster de exposición no es necesariamente un buen gloster para la reproducción. En efecto, es preciso distinguir entre pájaros de exposición y pájaros para criar.
Un buen ejemplar de exposición es un pájaro muy cercano al estándar, con una forma con defectos mínimos, con la talla lo más pequeña posibe y con un plumaje cerrado y sedoso. Un canario así tendrá las preferencias del juez. Un canario de trabajo es un ejemplar con ciertos defectos pero que aportará una calidad en cierto aspecto a los hijos de su emparejamiento. Normalmente compensará los defectos de su pareja o mejorará ciertas cualidades que trasmitirá a sus pequeños.
         El hábito no hace al monje : aunque el ejemplar posea las cualidades próximas al estándar eso no quiere decir que obligatoriamente las va a transmitir a su descendencia (El fenotipo no es igual que el genotipo) Aunque se emparejen dos « campeones » siempre puede ocurrir que la calidad de la descendencia no se corresponda con lo esperado. Lo que es necesario encontrar es un equilibrio entre el macho y la hembra. Por ello es necesario conocer los defectos y las cualidades de los pájaros que uno posee, como por ejemplo saber que un consort con una cabeza ancha y  plana no dará buenos coronas, ya que dará coronas anchas pero planas, y será preferible escoger un consort con la cabeza un poco más estrecha pero redonda. Ejemplares con un plumaje largo y abierto nos darán ejemplares muy grandes y pesados. Otro ejemplo : si se tiene una pequeña hembra con corona con plumas cortas y un buen cuerpo pero con una moña o cabeza pequeña, no será válida para una exposición, pero puede ser un magnífico ejemplar para trabajar con ella, pues emparejada con un macho consort de cabeza ancha y redonda (aunque tenga el plumaje largo) os puede dar buenos ejemplares con un plumaje equilibrado y una cabeza mejor.
         Un truco que me dijo un amigo criador : si en el nido descubrís buenos coronas, guardad tambien los jóvenes consort de ese nido, pues hay muchas posibilidades de que os den buenos coronas cuando se les utilice como reproductores.
No pretendais obtener el 100% de ejemplares excelentes de cada pareja, pero tened un objetivo a alcanzar con cada pareja. Este puede ser diferente en función de las parejas, me explico : algunos emparejamientos tendrán como objetivo conseguir buenos intensos, otros buenos coronas, otros un buen color o un color definido,... Mas tarde utilizareis estos pájaros para construir vuestra propia estirpe que será cada vez más homogénea con el paso del tiempo (situación a la que todavía no he llegado).
         Otro consejo : los reproductores elegidos en su primer año conviene echarles con varios ejemplares ya que así se puede apreciar mucho mejos las cualidades y defectos que ellos transmiten a sus hijos. En la siguiente temporada de cría, una vez conocidas las cualidades que transmiten ya se puede formar una pareja estable con la finalidad de conseguir bastantes hijos que tengan las cualidades buscadas.
Desde el punto de vista del color, el 75% de los reproductores deben ser verdes puros, con un plumaje apretado y duro. Estos ejemplares son necesarios para rectificar  un plumaje aligerado y fofo a causa de los cruzamientos con lipocromos, amarillo limón, satinados, isabelas o canarios de fondo blanco. Los intensos también son muy útiles, sin embargo un intenso con plumas largas es más adecuado para exponer, mientras que los de plumas cortas y duras son muy útiles para la cría, aunque tengan algún defecto de forma, conservelos.
         Hay que evitar repetir durante numerosas generaciones ciertos cruzamientos como : satiné x isabela ; isabela x bruno porque cada vez hay menos melanina en las plumas y además la pluma sera larga y abierta, con lo que se alargará el aspecto del canario y pueden aparecer los quistes.
David.


martes, 7 de febrero de 2017

ARLEQUÍN PORTUGUÉS
Fotos comentadas.
            Una de las características del canario Arlequín es su carácter multicolor. Las manchas lipocromas y melánicas deben estar presentes de una forma nítida y en una proporción equilibrada, tan equilibrada que en el estándar se especifica que el 50% del plumaje del cuerpo tiene que ser plumaje melánico y el otro 50% debe ser lipocromo. La falta de equilibrio es un defecto en esta raza y se penaliza.
            La distribución de las manchas es muy aleatoria y esa fue una de las causas de la desaparición de los canarios llamados simétricos. No se sabe cómo funciona genéticamente la distribución de las manchas, pero los buenos criadores las van fijando en sus criaderos de forma que la mayoría de los ejemplares tienen una distribución similar.
Este canario tiene una malísima proporción entre las manchas melánicas y lipocromas. Es evidente el dominio de esta última. Es un ejemplar totalmente inadecuado para presentar a un concurso, aunque puede servir como reproductor por cualidades tales como tipo, calidad de plumaje, moña, etc.
 
Este ejemplar está mucho mejor equilibrado. Según se le ve de este lado, la melanina cubre la mitad anterior del cuerpo y el lipocromo la posterior. Desde un punto de vista demasiado purista, el ala rompe ese equilibrio, aunque realmente es poco el desequilibrio que origina. Para mi gusto esa mancha lipocroma del ala forma una bella mancha alargada que se prolonga hasta la cola.
 
 Según se ve en la foto, la desproporción entre el lipocromo y la melanina, es mayor en este ejemplar que en el anterior. Todo el abdomen es lipocromo mientras que la espalda  tenía que ser toda melánica para que  existiese un equilibrio.  
 

Un ejemplar con muy buen equilibrio. Espalda y parte superior de la cabeza de color melánico y toda la parte inferior de lipocromo, que es ligeramente más extensa que la melánica. Pero la cola y parte inferior del abdomen equilibran muy bien esa proporción a la vez que hacen resaltar las formas del cuerpo del canario.
 
Un ejemplar con una distribución muy bella del melánico y de lipocromo. Moña y nuca melánicas; garganta y cuello lipocromo. Pecho melánico; parte opuesta de la espalda lipocromo. Alas melánicas y abdomen lipocromo. Nacimiento de la cola melánica, cola lipocroma. No es frecuente ver ejemplares con una distribución tan equilibrada y distribuida a trozos por todo el cuerpo.


viernes, 25 de noviembre de 2016

DIEZ PUNTOS A TENER EN CUENTA EN 

EL GLOSTER
           
Artículo aparecido en la revista "Le monde des oiseaux" de la AOB



            1.- Las exposiciones de canarios.
            Las exposiciones son lugares ideales para comparar. En cualquier exposición que se precie se verán Glosters. Si uno desea criar Gloster se deben visitar numerosas exposiciones para hacerse una idea  concreta de lo que se puede conseguir con este canario de postura. Además, en las exposiciones se puede contactar con criadores y con representantes de sociedades y club especializados que pueden ser de gran ayuda para los aficionados que se inician.

            2.- La talla.
            Pequeño y macizo. El Gloster es un pequeño pájaro compacto que mide 11,5 cm. Además tiene que ser ágil y su posición más adecuada es posarse formando un ángulo de 45º respecto a la horizontal. El Gloster tiene una actitud y un porte tranquilo y orgulloso. Su talla de 11,5 cm es realmente muy pequeña y muy pocos canarios de esta raza son tan pequeños. En general los Gloster son de una talla algo mayor.


            3.- La cabeza.
            La cabeza del Gloster tiene una gran importancia y es primordial a la hora de los concursos. Igual que a la talla, a la cabeza se le conceden 20 puntos, es decir, que se le da mucha importancia a esta parte del cuerpo. Es una de las características que más salta a la vista cuando se mira a este canario. La moña por excelencia estará bien definida, será simétrica, regular, llena (sin huecos y sin partes en que falte) , sin partes que se levante y con un punto medio colocado en el centro. Una condición sine qua non es que el ojo debe ser siempre visible. Todo lo que se ha escrito anteriormente puede parecer simple y sencillo, pero cualquiera que observe con atención las moñas de numerosos pájaros se dará cuenta de que hay moñas y moñas.


            En los consorts la cabeza será redondeada y ancha con cejas bien señaladas. Recordemos que los 20 puntos de la moña también se conceden a las cabezas lisas, que es una puntuación muy elevada pues la cabeza es uno de los aspectos que diferencian al Gloster de otras razas.


            Raramente se habla del pico del Gloster. Una de las características de los canarios pequeños y compactos es que tienen un pequeño pico cónico. Un pico largo y grande rompe toda la armonía que debe tener la cabeza del pájaro.

            4º.- El cuerpo.
            El cuerpo debe ser lleno y ligeramente abovedado. Viendo los puntos que se conceden a este apartado se comprueba su innegable importancia. Debe haber un equilibrio entre el cuerpo y la cabeza, y todas las partes del cuerpo deben guardar entre sí ese equilibrio.
            La espalda debe ser amplia y ligeramente abovedada. El pecho tiene que ser ancho y redondeado. Al igual que en otras razas de postura se pretende que las alas se toquen al nivel del comienzo de la cola. Unas alas cruzadas generalmente son debidas a un cuerpo demasiado estrecho.

            5º.- Un plumaje de buena calidad.
            El plumaje del Gloster es nevado, precisamente para dar volumen al pájaro. Esto no tiene nada de anormal, pero los cruzamientos sucesivos de nevado con nevado hace que las plumas se hagan demasiado grandes, lo que se nota sobre todo en la espalda y en los costados. El plumaje se hace demasiado flojo y cuelga en estos lugares. La utilización en la cría de ejemplares intensos permite obtener un plumaje más duro, con el que se puede conseguir una buena forma. El cruce con canarios canela hace que el plumaje sea más suave.


            6º.- La posición.
            El Gloster es un canario tranquilo que se expone en las llamadas jaulas universales. Es una jaula relativamente pequeña, generalmente pintada de verde pues este color tiene un efecto calmante sobre el comportamiento del pájaro, por lo menos es lo que nos gusta creer.  El diámetro del palo debe ser de 1 cm y el espacio entre los dos palos debe ser de 9 cm. Un Gloster ideal es un pájaro alerta y vivo, que salta de un palo al otro en su jaula.

            7º.- Cola estrecha.
            Un pájaro pequeño debe tener una cola corta y estrecha que forme una línea con la espalda. Las colas largas y anchas rompen la armonía del pájaro.

            8º.- Patas cortas.
            Las patitas del Gloster realmente son muy cortas si se las compara con las de otros canarios de postura, incluso con los canarios de color. A un Gloster nunca se le deben ver los muslos. Los dedos y las uñas deben estar completos, si falta alguno de ellos el canario es eliminado de los concursos.


            9º.- Condición.
            El Gloster, como cualquier otro canario de exposición, tiene que presentarse en perfecta condición: sano y limpio. Hay que poner atención para que no tenga excrementos pegados alrededor de la cloaca.

            10º.- El color.

            La coloración roja está prohibida. Todos los demás colores están admitidos. Los más apreciados son los verdes intensos y los canelas (brunos e Isabela). 

jueves, 20 de octubre de 2016

EL CRESTED: MOÑA, CABEZA Y PLUMAJE.
Artículo aparecido en octubre 2009 en Italia Ornitológica.
 Autor Enrico Grammatico

            El crested es una raza más de los canarios de forma, de aspecto robusto y posición poco levantada. Aunque su imponente mole puede hacer pensar que es un canario fuerte y prepotente, en realidad el Crested tiene un carácter tranquilo e inofensivo.
            La escasa actitud para la cría de los pollos, la difícil selección y el alto coste de los ejemplares discretos son problemas reales que ponen a los Crested entre las razas más difíciles y laboriosas de la canaricultura mundial.
            Las características principales que hay que buscar en el Crested son: moño/cabeza, plumaje y cuerpo. Conseguir una optima característica en cada uno de estos apartados  en un mismo ejemplar es muy problemático. La mayoría de las veces una buena moña no va acompañada de un plumaje óptimo o de un buen cuerpo. 


            La cría, la selección, el precio y la difícil unión en un mismo ejemplar de los factores más importantes determinan condiciones desfavorables para esta raza.
            Estas condiciones desfavorables convierten a los Crested en una de las razas menos criadas y menos presentes en exposiciones y concursos. Los ejemplares expuestos se pueden contar con los dedos de las manos y están solo presentes en los concursos y exposiciones más importantes: campeonatos Mundiales, Internacionales y Nacionales, mientras que en los demás la participación es prácticamente nula.
            No obstante las condiciones adversas que afectan a la existencia del Crested, los italianos tenemos el honor de poseer los mejores Crested del mundo. De hecho, desde hace unos años, un hábil y experto criador, considerado un experto mundial en la raza, regala a Italia la palma de oro de los mejores Crested que circulan por el mundo.
            El Crested es reconocible en dos variedades: moñuda y de cabeza lisa. La una y la otra constituyen la raza Crested. Las razas moñudas suelen dividirse en dos variedades: con moña y con cabeza lisa (en el moña alemana no se reconoce la variedad de cabeza lisa). Los canarios con cabeza lisa no son una raza diferente, sino que es la variante al moño.


            La forma moñuda se conoce con el nombre Crest, mientras que la de cabeza lisa se denomina Crest-Bred.  Las dos categorías están separadas en las exposiciones ornitológicas pero las dos variedades son necesarias  para el mantenimiento de la raza.
            La característica singular que distingue a las dos variedades de cualquier otra raza de canarios son en el moñudo (Crest) el amplio moño, y en el de cabeza lisa (Bred) la ancha cabeza provista de abundantes cejas. Tales características se obtienen si el plumaje es ancho y largo. Pero muchas veces una pluma de estas características origina que el plumaje sea muy abundante en otras partes del cuerpo lo que perjudica la elegancia del ejemplar.
            Desgraciadamente este es el precio que la raza debe pagar: un plumaje largo y largo por todas partes. No hay ningún canario que tenga a la vez plumas largas y plumas cortas; el plumaje o es largo o es corto. Muy buenas cualidades en la moña y en la cabeza suelen ir unidas a plumaje muy abundante en los costados, forma del cuerpo desproporcionada y plumas débiles y deshilachadas.


            El mayor defecto del plumaje se suele dar en los costados. El exceso de plumaje produce un abultamiento en los costados que rompen la armonía del cuerpo y la línea del mismo. A veces este defecto es leve y tolerable, en otras ocasiones el exceso de pluma hace que se levante de un modo parecido a las aletas de los canarios rizados. En este caso la penalización debe ser severa.
            No siempre la pluma larga constituye un defecto. De hecho plumas anchas y largas, como las denominadas plumas de gallo, que salen por encima de la cola, y las plumas largas de la espalda que forman la mantelina, constituyen una atrayente cualidad. Tanto las plumas de gallo como la mantelina son consecuencia del plumaje largo. En todas las demás razas de forma y postura lisa la eventual presencia de este tipo de plumas son la manifestación de una imperfección estructural del plumaje, pero en el Crest la presencia de estas plumas, reconocidas en el estándar, dan mayor valor al ejemplar. Estas características no se suelen observar en el primer año de edad, y cuando están  presentes estas plumas  no están formadas del todo. Estas características se observan bien en el segundo año de edad.


            En lo que respecta al cuerpo, podemos afirmar que tiene una importancia fundamental para una buena valoración del ejemplar. Muchos autores afirman que el cuerpo del Crested tiene que ser similar al del Camachuelo, con la espalda ancha y levemente abombada, pecho amplio, cuello corto, robusto y bien lleno. Todas las partes deben estar rigurosamente equilibradas.



            Algunos crested, en lugar de tener una forma alargada, presentan una forma redondeada y corta, muy parecida a la del Norwich. Este grave defecto es consecuencia del tipo de plumaje, que en este caso es corto. La forma alargada se manifiesta solo cuando la pluma es larga.
            El Crested y el Norwich son el producto de la división de una antigua raza de canarios moñudos llamada Turncrown. Esta tenía las dos variedades: moña y cabeza lisa. Cuando algunos criadores decidieron valorar más la moña    y otros valorar más la redondez del cuerpo se inició el proceso de la diferenciación de los Turncrown. Lo que hicieron para conseguir su objetivo fue conseguir un plumaje largo para los de moña y un plumaje corto y adherido  para los segundos. El plumaje es pues una de las características principales de un buen Crested. Pero el estrecho parentesco hace que todavía aparezcan machos redondeados como los Norwich.


            Para un criador es necesario saber diferenciar, analizar, observar y ser capaz de valorar una pluma intensa y una nevada, una larga de una corta para así poder escoger y seleccionar el plumaje adecuado para el tipo de cuerpo. La longitud y la calidad del plumaje abarcan su adherencia, lo compacta que es y la densidad del pigmento. En general la pluma intensa presenta mayor densidad de pigmento y menor longitud y anchura que una nevada, mientas que una pluma corta está más adherida al cuerpo que una larga pues esta tiene menor adherencia y da origen a un plumaje más suelto y con una decoloración general de los pigmentos. La característica fundamental de la raza es la moña para el Crest y la cabeza amplia y ancha para el Bred. La exacta cantidad y calidad del plumaje dará lugar a una amplia moña y cabeza, semejantes al diseño del estándar. La moña tiene que estar compuesta de plumas largas y anchas que recubren enteramente la base del cráneo. Se puede comparar la moña con la flor de la margarita, perfectamente redonda y llena.


Cualquier otra característica que no se haya dicho anteriormente hay que considerarla como un defecto. Entre estas características defectuosas están las roturas de la moña o escisiones en las que la falta de plumas da origen a amplias zonas sin moña; los cuernecillos o cornetti que son plumas vueltas hacia arriba y que se dan especialmente en la parte posterior de la moña; moña alborotada, o sea una repartición desordenada de las plumas de la moña.


            Una buena moña o una buena cabeza causan admiración entre los aficionados y visitantes a las exposiciones. Lo sabe bien el club inglés de esta raza que ha atribuido 45 puntos a esta característica, casi la mitad de la escala de valores. El propósito de haber atribuido tantos puntos es para dar a entender que un Crested que no tiene la redondez y amplitud requerida en la moña/cabeza no es un Crested, solo es un insignificante canario.
            En la reproducción generalmente los criadores realizan el emparejamiento de dos canarios nevados entre sí. En general, de esta unión nacerán ejemplares con el plumaje espeso y largo, particularmente ventajoso para el Crested.  Si se persiste mucho en este tipo de emparejamientos se puede llegar a estropear el plumaje haciéndolo basto, grueso y defectuoso, provocando la aparición de los quistes y haciendo que el canario sea perezoso y esté como aletargado y sea un mal reproductor. La unión de dos nevados se debe realizar solo si se examina detenidamente la constitución de la pluma y esta es larga y extensa. (Ver en mis blogs los artículos sobre la calidad del plumaje). Es indudable que un plumaje abundante y largo hace posible que la moña y la cabeza sean de mayor calidad.



        El periodo de la primera muda anual y su duración reviste una importancia fundamental para la participación en los concursos. En los jóvenes una muda saludable termina sobre los dos meses de su inicio. Durante esta época es aconsejable alojar a los ejemplares en un amplio jaulón, poniéndoles periódicamente las bañeras y una buena pasta para favorecer la renovación de las plumas. Una buena muda favorece que el pájaro esté en buenas condiciones a la hora del enjuiciamiento. La jaula de exposición es poco profunda para los grandes ejemplares y no les es fácil girarse. La consecuencia puede ser que la cola y la moña se rocen y no estén en buenas condiciones. El carácter tranquilo del Crested no exige una larga preparación para acostumbrarle a la jaula de exposición, aunque es conveniente un mínimo adiestramiento unos días antes del comienzo del concurso.

miércoles, 15 de junio de 2016

EL PLUMAJE DE LOS CANARIOS
Alain Nottet
         Alain Nottet es uno de los más prestigiosos criadores belgas de canarios Norwich y Crest. Ha sido numerosas veces campeón del mundo. A continuación traduzco una interesantísima conferencia sobre el plumaje de los canarios y cómo efectuar los emparejamientos de los reproductores. Con pequeños ajustes este artículo es interesante para cualquier criador, cualquiera que sea la raza que cultive. 
Existen grandes problemas en el plumaje de los canarios que se presentan en las exposiciones, y el criador no comprende siempre bien las razones por las que el juez ha quitado algunos puntos.  Veamos esto con más detalle.
La situación entre nosotros es grave pues nuestra raza nacional: el Bossu Belga, figura entre las razas más afectadas por un mal plumaje.

Los defectos que más se suelen encontrar en muchas razas son zonas más pobres en plumas, plumas demasiado largas y abundantes y también falta de color, con un plumaje sin brillo. Otro aspecto negativo en muchos ejemplares es que presentan una masa informe de plumas. Cuando se coge uno de estos pájaros en la mano uno se piensa que se va a encontrar con un pájaro robusto, fornido, carnoso; pero no, el pájaro es ligero, no tiene forma, ni esqueleto, las plumas no van con el cuerpo, no se corresponde lo que se tiene en la mano con el aspecto exterior del pájaro, parece que se ha cogido una esponja.  Esto no es normal…
El gran principio de los emparejamientos es tomar un pájaro intenso y cruzarlo con uno nevado. Si esto fuera tan simple  tendríamos todos canarios espléndidos y sería muy difícil para los jueces elegir a los campeones.
¿Dónde está el problema? ¡En la longitud de las plumas!

  Un canario intenso puede tener tanto un plumaje largo como un plumaje corto. Un canario nevado puede tener también un plumaje largo o un plumaje corto. Hay todos los tamaños intermedios tanto en los intensos como en los nevados. Aquí ya tenemos múltiples elecciones, aunque a menudo no disponemos en nuestro criadero de ejemplares para todas las posibilidades de emparejamiento y de ahí puede venir la catástrofe.
Un canario intenso con plumaje largo será siempre un pájaro peligroso de utilizar. No hay que olvidar que el plumaje largo conlleva unas alas largas que se pueden cruzar y también aumenta la longitud de la cola, lo que es un grave inconveniente en las razas que la deben tener corta: Gloster y Fife, por ejemplo.
Hay que controlar el intenso y el nevado de la pluma, pero hay otro parámetro que vigilar al mismo tiempo: el color o más exactamente la profundidad del color, pero no hace falta ser un experto a los canarios del color. Volvamos al Bossu; la primera señal de alarma fue ese color amarillo insulso, apagado que apareció en los ejemplares de las exposiciones. Mas tarde  apareció el plumaje malo y defectuoso.
¿Cuándo veis el magnífico color que presenta un campeón Border o un campeón Yorkshire o un Fife, no os preguntáis porque otras razas no pueden tener ese color? Es el criador el que debe dar forma y color al cuerpo del pájaro.

Este magnífico color debe ser siempre aportado por el ejemplar intenso de la pareja y que tiene que ser de plumaje corto. No esperéis nada de un canario nevado para mejorar el color cuando forméis la pareja. Estamos hablando de plumaje, no del estándar de la raza del pájaro.
Atención también a la consanguinidad. Para mantener la calidad es necesaria la consanguinidad pero con medio hermanos y medio hermanas y muy raramente padre con hija o madre con hijo. Yo nunca lo hago en mi criadero pues se tiene tanto la posibilidad de afianzar las cualidades como de afianzar también los defectos.

Siempre que sea posible hay que procurar evitar el emparejamiento de amarillo puro con amarillo puro. Intentad buscar aunque solo sea un canario un poco manchado, la presencia de una mancha verde ya es suficiente. Los mejores emparejamientos serán siempre de pintado o manchado X pintado. No hay que olvidar que estamos hablando siempre de mejorar el plumaje, no del estándar. Un trabajo de recuperación o mejoramiento del plumaje hasta llegar ra tener buenos pájaros con un plumaje brillante nos llevará como mínimo dos o tres años. No hay que tener miedo al trabajo y a las dificultades, los campeones no se hacen en una sola generación.
Un color que no hay que desatender es el blanco. Los criadores consiguen la suavidad con este color. Yo trabajo mucho con el blanco y el azul y no tengo ningún problema. La estructura de la pluma mejora. Los nevados amarillos que provienen de una pareja en la que un blanco está presente, son a menudo muy buenos.  Ocurre lo contrario con el portador de Isabela o bruno con plumaje largo que ocasiona muchos daños y perjuicios.
 
Con los Crest que tengo en mi criadero no voy a ocultar que estoy constantemente en equilibrio sobre un hilo. El intenso como tal no existe aún en el Crest. Imaginad las dificultades para formar las parejas.
Querría terminar volviendo otra vez al Bossu Belga. Cada vez mas,  veo ejemplares rizados que muestran ser cruces con un Gibber o un Giboso. Muchos son intensos pero si se mira bien son los intensos con plumaje largo que es necesario eliminar. A menudo el plumaje es opaco, sin brillo.
A continuación están algunos ejemplos de plumas para hacernos comprender las observaciones que tenemos que realizar con nuestros pájaros. Hay que coger una pluma del costado del canario y observarla. He aquí lo que podemos observar.


El color amarillo del pájaro solo es visible en la parte superior de la pluma. El plumaje es flojo. El duvet es muy largo, con una consistencia próxima a la de un pelo. El pájaro debe ser eliminado.
                                    

El color amarillo del pájaro es aun visible a lo largo de una parte de la longitud de la pluma. El duvet comienza a ser un poco grande. No es necesario eliminar al pájaro, pero hay que tener cuidado con él.


El color amarillo del canario es visible entre ½ y ¾ de la pluma. Es un bello plumaje. Un pájaro para quedarse con él.