miércoles, 15 de junio de 2016

EL PLUMAJE DE LOS CANARIOS
Alain Nottet
         Alain Nottet es uno de los más prestigiosos criadores belgas de canarios Norwich y Crest. Ha sido numerosas veces campeón del mundo. A continuación traduzco una interesantísima conferencia sobre el plumaje de los canarios y cómo efectuar los emparejamientos de los reproductores. Con pequeños ajustes este artículo es interesante para cualquier criador, cualquiera que sea la raza que cultive. 
Existen grandes problemas en el plumaje de los canarios que se presentan en las exposiciones, y el criador no comprende siempre bien las razones por las que el juez ha quitado algunos puntos.  Veamos esto con más detalle.
La situación entre nosotros es grave pues nuestra raza nacional: el Bossu Belga, figura entre las razas más afectadas por un mal plumaje.

Los defectos que más se suelen encontrar en muchas razas son zonas más pobres en plumas, plumas demasiado largas y abundantes y también falta de color, con un plumaje sin brillo. Otro aspecto negativo en muchos ejemplares es que presentan una masa informe de plumas. Cuando se coge uno de estos pájaros en la mano uno se piensa que se va a encontrar con un pájaro robusto, fornido, carnoso; pero no, el pájaro es ligero, no tiene forma, ni esqueleto, las plumas no van con el cuerpo, no se corresponde lo que se tiene en la mano con el aspecto exterior del pájaro, parece que se ha cogido una esponja.  Esto no es normal…
El gran principio de los emparejamientos es tomar un pájaro intenso y cruzarlo con uno nevado. Si esto fuera tan simple  tendríamos todos canarios espléndidos y sería muy difícil para los jueces elegir a los campeones.
¿Dónde está el problema? ¡En la longitud de las plumas!

  Un canario intenso puede tener tanto un plumaje largo como un plumaje corto. Un canario nevado puede tener también un plumaje largo o un plumaje corto. Hay todos los tamaños intermedios tanto en los intensos como en los nevados. Aquí ya tenemos múltiples elecciones, aunque a menudo no disponemos en nuestro criadero de ejemplares para todas las posibilidades de emparejamiento y de ahí puede venir la catástrofe.
Un canario intenso con plumaje largo será siempre un pájaro peligroso de utilizar. No hay que olvidar que el plumaje largo conlleva unas alas largas que se pueden cruzar y también aumenta la longitud de la cola, lo que es un grave inconveniente en las razas que la deben tener corta: Gloster y Fife, por ejemplo.
Hay que controlar el intenso y el nevado de la pluma, pero hay otro parámetro que vigilar al mismo tiempo: el color o más exactamente la profundidad del color, pero no hace falta ser un experto a los canarios del color. Volvamos al Bossu; la primera señal de alarma fue ese color amarillo insulso, apagado que apareció en los ejemplares de las exposiciones. Mas tarde  apareció el plumaje malo y defectuoso.
¿Cuándo veis el magnífico color que presenta un campeón Border o un campeón Yorkshire o un Fife, no os preguntáis porque otras razas no pueden tener ese color? Es el criador el que debe dar forma y color al cuerpo del pájaro.

Este magnífico color debe ser siempre aportado por el ejemplar intenso de la pareja y que tiene que ser de plumaje corto. No esperéis nada de un canario nevado para mejorar el color cuando forméis la pareja. Estamos hablando de plumaje, no del estándar de la raza del pájaro.
Atención también a la consanguinidad. Para mantener la calidad es necesaria la consanguinidad pero con medio hermanos y medio hermanas y muy raramente padre con hija o madre con hijo. Yo nunca lo hago en mi criadero pues se tiene tanto la posibilidad de afianzar las cualidades como de afianzar también los defectos.

Siempre que sea posible hay que procurar evitar el emparejamiento de amarillo puro con amarillo puro. Intentad buscar aunque solo sea un canario un poco manchado, la presencia de una mancha verde ya es suficiente. Los mejores emparejamientos serán siempre de pintado o manchado X pintado. No hay que olvidar que estamos hablando siempre de mejorar el plumaje, no del estándar. Un trabajo de recuperación o mejoramiento del plumaje hasta llegar ra tener buenos pájaros con un plumaje brillante nos llevará como mínimo dos o tres años. No hay que tener miedo al trabajo y a las dificultades, los campeones no se hacen en una sola generación.
Un color que no hay que desatender es el blanco. Los criadores consiguen la suavidad con este color. Yo trabajo mucho con el blanco y el azul y no tengo ningún problema. La estructura de la pluma mejora. Los nevados amarillos que provienen de una pareja en la que un blanco está presente, son a menudo muy buenos.  Ocurre lo contrario con el portador de Isabela o bruno con plumaje largo que ocasiona muchos daños y perjuicios.
 
Con los Crest que tengo en mi criadero no voy a ocultar que estoy constantemente en equilibrio sobre un hilo. El intenso como tal no existe aún en el Crest. Imaginad las dificultades para formar las parejas.
Querría terminar volviendo otra vez al Bossu Belga. Cada vez mas,  veo ejemplares rizados que muestran ser cruces con un Gibber o un Giboso. Muchos son intensos pero si se mira bien son los intensos con plumaje largo que es necesario eliminar. A menudo el plumaje es opaco, sin brillo.
A continuación están algunos ejemplos de plumas para hacernos comprender las observaciones que tenemos que realizar con nuestros pájaros. Hay que coger una pluma del costado del canario y observarla. He aquí lo que podemos observar.


El color amarillo del pájaro solo es visible en la parte superior de la pluma. El plumaje es flojo. El duvet es muy largo, con una consistencia próxima a la de un pelo. El pájaro debe ser eliminado.
                                    

El color amarillo del pájaro es aun visible a lo largo de una parte de la longitud de la pluma. El duvet comienza a ser un poco grande. No es necesario eliminar al pájaro, pero hay que tener cuidado con él.


El color amarillo del canario es visible entre ½ y ¾ de la pluma. Es un bello plumaje. Un pájaro para quedarse con él.



No hay comentarios:

Publicar un comentario