martes, 15 de julio de 2014

LOS PROBLEMAS DEL LANCASHIRE
John SCOTT nos describe la caótica historia del Lancashire y de los problemas y dificultades que tuvieron que vencer los aficionados a esta antigua y bella raza.
El moñudo Lancashire existe en Gran-Bretaña  desde la mitad del siglo 18. La moña siempre era circular. No conocemos otros detalles de la aparición de esta mutación ni los medios utilizados por los criadores de la época para desarrollar esta característica.
En la primera exposición nacional de 1857 en Nottingham, les canarios participantes eran los Bossus Belgas, los Lizards y los London Fancy. Le Bossu Belga había sido perfeccionado por los aficionados en su país de origen. Igualmente el Lizard y el London que se presentaron como pájaros de exposición durante un gran número de años, fueron criados por aficionados de clubs especializados de la región de Londres.
Es extraño que los canarios moñudos estuviesen ausentes en Nottingham, ya que solamente dos años más tarde, en el Crystal Palace, además de las tres variedades mencionadas anteriormente, aparecían algunos moñudos. Se les describía como canarios que tenían un penacho de plumas sobre la cabeza. 

Sin embargo, para presentar una variedad de canarios en una exposición, antes tiene que haber un estándar. Esto hace pensar que hubo criadores que intentaban alcanzar ese estándar un poco antes de 1850.
En aquel tiempo, el Norwich formaba parte de los canarios de talla media, valorándose más la calidad del plumaje y el color que el tipo. Había dos clases: el cabeza lisa y el moñudo.
Pero parece que había otro tipo de canario moñudo, de mayor talla y que existía desde hacia tiempo. Era el Manchester que se menciona en el libro de 1876: The Book of Canaries and Cage Birds escrita par W. A. BLAKSTON. 
El autor habla del lugar principal de cría de esta raza que se encontraba en la ciudad de Manchester y alrededores. En esta región este canario se expuso durante casi 40 años. No se menciona nada más de esta raza que posiblemente fuese el mismo Lancashire.
 
En la descripción que sigue, BLAKSTON, menciona las variedades que existían en aquella época para destacar aquellos que tienen un plumaje que los criadores de entonces trataban de mejorar. El Lancashire se reconoce como el gigante de los canarios, con una fuerte  cabeza, bien llena, con una gran moña y con las espaldas poco desarrolladas. La longitud, las proporciones masivas que dan una impresión de poderío, y una posición fiera y levantada, son las características de esta ave.
BLAKSTON explica que la moña difiere, en tamaño y en forma, con la del Crest. En la parte delantera las plumas vienen de un punto central hacia la frente del canario y por detrás, la moña se confunde  con el plumaje de la cabeza y del cuello. De hecho nos encontramos con una moña en semicírculo de la que solo es perceptible la parte delantera, por lo que muchos aficionados hablan de una moña con forma de herradura. Esta diferencia es la verdadera característica del Lancashire moñudo (Coppy en inglés).
      En 1860 el Lancashire estaba en condiciones de ser popular entre los aficionados a los canarios. pero esto no sucedió. Sobre 1873 los criadores de Norwich empiezan a utilizar este canario grande y fuerte para mejorar sus criaderos. 

 La talla, la textura del plumaje y las cabezas más anchas, van a aportar a los Norwich lo que les faltaba. En lo que concierne a los criadores de Crest, estos se van a arrojar literalmente sobre los Lancashire moñudos para mejorar sus pájaros. Se habla en esta época de “Crest manía” y éste dura un poco más de 30 años.
Las mejores moñas de los criaderos de Lancashire se vendían a altos precios, y esto fue catastrófico para la raza. Los cabezas lisas se buscaban por otros criadores que estaban intentando crean una nueva raza que se llamaría Yorkshire.
Finalmente el Lancashire llega a ser una variedad muy minoritaria  en el mundo de la canaricultura. Su suerte estuvo ligada a la del Lizard hasta la segunda guerra mundial, pues el club que existía entonces se ocupaba de las dos razas.
La última noticia conocida menciona que en 1938, en una exposición en Manchester, un Lancashire moñudo ganó gracias a su elegancia, una gran moña en forma de herradura, una longitud excelente y un esplendido plumaje. En cabeza lisa el canario vencedor tenía un plumaje intenso y una magnífica cabeza.
Al final de la guerra, la asociación Lizard-Lancashire desapareció. Si el club Lizard fue rápidamente reformado, no ocurrió lo mismo respecto al Lancashire. Ocasionalmente se ven algunos ejemplares en el National en las diversas variedades, pero es necesario esperar a los años sesenta para que Terry Dodwell aceptase el desafío de reconstruir esta raza.
Esta decisión coincide con la creación de l'Old Varieties Canary Association que, como su nombre indica se ocupará de relanzar el interés por las antiguas razas.
Cruzando Yorkshires grandes, de buen plumaje, con canarios Crested, y practicando una severa selección, los antiguos Lancashire renacieron después de 4 ó 5 generaciones.
Lo más difícil de conseguir es la curiosa moña en forma de herradura.
Los Lancashire para exposición tienen que ser de color amarillo, tanto intenso como nevado. La moña puede ser oscura o manchada de oscuro.
John C. SCOTT
Extracto de « Cage & Aviary Birds »

No hay comentarios:

Publicar un comentario