lunes, 29 de octubre de 2012

 HISTORIA DEL CANARIO CREST 
 

La primera noticias que tenemos sobre la mutación de la moña son sobre 1770.  A estos pájaros se les conoció primeramente como moñudos. La moña se presentó en un principio como una fantasía y algo sumamente novedoso, pero a mediados del siglo XIX  la moña ya se encontraba en varias razas existentes en la época tales como el Norwich y el Lancashire y en otros canarios comunes. En la época de la reina Victoria las razas moñudas tuvieron una gran aceptación y muchos criadores introdujeron la moña en la raza Norwich. Antiguas ilustraciones nos muestran el Norwich de cabeza lisa y el Crested Norwich idénticos en todos los aspectos excepto en la presencia o ausencia de moña.

 
 
Todos los intentos de mejora de la moña en el Crested Norwich chocaron sobre todo con la calidad del plumaje. Era casi imposible mantener una gran calidad de plumaje en todo el cuerpo y obtener una moña amplia y grande, que exige un gran volumen de plumaje en la cabeza. Los canarios que tenían un buen plumaje presentaban una moña pequeña. Los criadores de los canarios moñudos no se encontraban satisfechos y en un esfuerzo por aumentar el tamaño de la moña cruzaron sus canarios con el Lancashire. Esta raza era de talla muy grande con plumas bastante toscas pero con una moña en forma de herradura que caía bien sobre el pico y los ojos. Con estos cruzamientos la moña mejoró mucho pero el tipo del Crested Norwich se alteró también  mucho y aparecieron las críticas y objeciones.

Los primeros ejemplares procedentes de estos cruces se exhibieron en 1879 y fueron rechazados por los jueces por no ser verdaderos ejemplares de Norwich Crested. A pesar de este primer rechazo muchos aficionados continuaron criando este tipo de canarios y en poco tiempo había muchos pájaros del nuevo tipo y poco a poco dejó de utilizarse la palabra Norwich para quedarse sólo con Crested. Hasta 1880 sólo se presentaban a las exposiciones y concursos los ejemplares con moña y no había ninguna clase para los Crest-bred.  Esta clase se añadió pronto ya que los criadores se dieron cuenta de que era esencial para poder obtener buenos Crested.
 

            Sobre estos años se funda el Crested Canary Club. En su época de apogeo esta raza tuvo una enorme difusión y estos canarios eran de los que más se veían en las exposiciones, alcanzando precios excepcionales los buenos ejemplares de exposición. Los buenos ejemplares se vendían entre 30 y 50 libras, llegándose a pagar hasta 75 libras (no hay que olvidar que estos precios son de los años próximos a 1880).Este encarecimiento hizo que muchos criadores tuviesen que dejar su cría y que esta no se extendiese entre las clases más populares, quedando reservada sólo para gente rica. C.A House escribía en 1923 que esta raza era un pasatiempo de los hombres ricos y añadía que el número de criadores se había reducido en la proporción de 1 a 50 respecto a los que había hacía 20 ó 30 años. Durante las guerras mundiales el número de criadores se redujo a muy pocos y gracias a ellos la raza aún se conserva; muchos de los actuales ejemplares proceden directamente de los de estos entusiastas aficionados.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada