lunes, 2 de diciembre de 2013


SOBRE EL CANARIO GLOSTER
1ª PARTE

 El Gloster es un canario de pequeña talla, su longitud ideal es de 11 centímetros, pero es muy difícil ver ejemplares con esa longitud. El estándar inglés no fija ninguna medida y todos los organismos técnicos internacionales y nacionales proponen que la dirección selectiva de la talla de la raza sea la tendencia hacia lo diminuto, hacia la reducción de la talla, sin fijar una medida determinada.  Muchos criadores y aficionados sostienen que es imposible conseguir ejemplares que tengan 11 cm de longitud y a la vez tengan formas bien redondeadas, no tengan cuello,  tengan un moño de cerca de 3 cm de diámetro y hombros anchos de al menos tres dedos.
Cuando lo que tratamos de conseguir es una pequeña talla, se tiene que trabajar con reproductores que ya sean así, pero este acoplamiento puede conducir a obtener jóvenes con moña insuficiente, hombros estrechos y sin la necesaria redondez.
La expresión tendencia hacia lo pequeño también expresa el intento de proteger el tamaño para no volver a ver canarios con una talla de 13cm y superiores, con enormes moñas y plumaje largo y pesado. Se han llegado a ver Gloster que eran como Crest en miniatura, y eso no es un Gloster.
Conviene recordar que el Gloster no es solo un canario de pequeña talla, sino que también tiene que ser un canario de formas armoniosamente redondeadas, una moña muy bien formada  y un plumaje perfecto.
 La longitud de un Gloster es la que tiene cuando el canario toma la posición de 45º sobre el palo, esta es la que se llama longitud morfológica; no se puede considerar la longitud real, la tomada con el canario en la mano, ya que ésta siempre es mayor. El hecho de medir la longitud morfológica de un Gloster es la que ha dado origen a poner los palos a una determinada distancia uno de otro y comprobar si la cola del canario sobrepasa el palo en el que no está posado cuando tiene su posición ideal.
         En la longitud morfológica, la que parece que tiene el canario cuando está en la posición de 45º, influye la amplitud de la cabeza y de los hombros. A igualdad de longitud, un canario con hombros anchos y cabeza grande parecerá más corto que otro con hombros estrechos y cabeza pequeña. Realmente lo que tiene que perseguir todo criador es que sus canarios Gloster parezcan cortos morfológicamente, es decir, que la longitud se aproxime a la anchura, o dicho de otra manera, que haya un equilibrio entre la longitud y la anchura de forma que el canario parezca corto.
 
         El Gloster ideal debe ser compacto, corto, robusto y con el pecho ancho y redondeado. El pecho debe ser amplio y ancho, tanto en sentido vertical como horizontal, y se debe unir con el abdomen sin ninguna discontinuidad, formando una suave curva que parta debajo del pico hasta el nacimiento de la cola.
 El cuerpo alargado en forma de sepia, el pecho estrecho y la espalda hundida insinuando una silla de montar, son defectos muy graves que se deben erradicar del criadero. La espalda debe ser amplia y redondeada y la parte posterior ligeramente convexa, de modo que el canario muestre una redondez global.
Para ensanchar la espalda no se necesita acoplar ejemplares con plumas largas y anchas; de esta forma obtenemos canarios con plumaje que se quiebra con facilidad, largo y con moñas demasiado largas. Lo mejor para obtener hombros anchos es utilizar ejemplares que tengan hombros anchos, y si tienen plumaje corto mejor aún, pues lo que estamos afianzando es la estructura corporal y no una bola de plumas y aire.
         Visto desde arriba, la anchura de los hombre debe ser lo más parecida posible a la distancia que hay entre el cuello y el nacimiento de la cola. La cabeza debe estar proporcionada a las dimensiones del cuerpo, del cuello y de la espalda,  y no tiene porqué ser grande, tal como se pretendía en un pasado no muy lejano en el que se llegaron a cruzar los Gloster con los Norwich para aumentar las dimensiones de la cabeza. Cuanto más anchos sean los hombros y el cuello más corto, tanto más la cabeza parecerá relativamente pequeña. Pero si el cuello se nota claramente, y los hombros son estrechos, la cabeza parecerá más grande.
 
La forma de la cabeza tiene que ser semiesférica y tiene que parecer que está incrustada en los anchos hombros y que hay una continuidad entre ambos a través de las plumas del oído; cuando esto ocurre el cuello resulta cortísimo. La cabeza será ancha entre los ojos, bien levantada sobre el pico y sin cuernecillos en la parte trasera. Las cejas tienen que ser evidentes y dirigidas hacia atrás, no hacia abajo como en el Crest. La ausencia de cejas es un defecto al igual que unas cejas demasiado abundantes.
         La tendencia actual es que el pecho – espalda – cabeza – cuello forme un conjunto único y compacto: tal conjunto es uno de los elementos que caracterizan esta raza. El pico tiene que ser pequeño, corto y cónico.
 
La profundidad del pecho, o la distancia entre el perfil de la espalda y la parte  inferior del pecho, debe ser el mayor posible, idealmente debe ser igual a la distancia entre la base del cuello y la raíz de la cola, de esta manera el pecho forma casi una semicircunferencia. En un cuerpo de esas características  las alas parecen ser pequeñas, la anchura de los hombros hace que la fijación de las alas está rebajada ligeramente en el cuerpo, con lo que se deja una porción clara y visible del tórax, entre el margen de las plumas  primarias y el perfil inferior del pecho y abdomen.
 
 El nacimiento demasiado delantero de las alas se asocia a menudo con el defecto de espalda estrecha. Con una posición retrasada y un poco baja  del nacimiento de las alas  se consigue un gran bloque de hombros – cuello – pecho. Las alas tienen que estar siempre cerradas y bien adheridas al cuerpo, juntándose de forma armoniosa con el pecho y con el cuello, de forma que le den anchura al primero  y plenitud al segundo.
Esto último es un requisito fundamental, tanto desde  un punto de vista estético como selectiva. El plumaje debe ser perfectamente liso y bien adherido, nunca demasiado fuerte ni demasiado suelto, un plumaje de calidad bien adherido al cuerpo permite distinguir claramente los contornos del canario, tanto visto desde lo alto como de perfil.
 
El plumaje también debe ser brillante y rico en lipocromo. Un defecto grave en los Gloster es la presencia de los llamados "favoritos",  característicos de ciertas razas rizadas y que son penachos de plumas  ligeramente levantados hacia lo alto en las  mejillas, así como “los faldones” o plumas abundantes en los flancos.


sábado, 9 de noviembre de 2013


 
 ¿Por qué el Moña Alemana es un canario de Forma y Posición Lisa?
 
           Siempre me he preguntado por qué el canario de Moña Alemana no lo enjuiciaban los jueces de color y sí los jueces de postura. He encontrado en una revista italiana este artículo que he leído con interés pero que no me ha sacado de dudas. ¿No es más fácil que un juez de color aprenda a valorar un tipo de moña, que un juez de postura aprenda a valorar todos los diseños melánicos y de distribución del lipocromo?
          La respuesta para mi es clara, pero no quiero entrar ahora en polémicas. Presento la traducción del artículo porque es un punto de vista interesante que merece ser conocido por los jueces y aficionados.
 
En 1963, el canario de Moña Alemán fue reconocido oficialmente por la Federación Alemana y también por la COM.  Esta última sólo admitió la variedad moñuda, al tiempo que afirmaba la necesidad de que existiesen con cabezas lisas, que son esenciales para la reproducción. Los expertos de la Federación Alemana la incluyeron entre los Canarios de Forma y Posición Lisos. Si leemos con detalle todos los elementos que componen los criterios de enjuiciamiento, nos encontramos con que, aparte de la moña,  en todo lo demás son similares a los Canarios de Color.
 
 Surge entonces la pregunta obvia: ¿por qué esta raza no se incluyó en los  canarios de color? Las razones son al menos dos.
            Porque tiene moña. Si el Moña Alemana fuese incluido entre los canarios de color, en pocos años tendríamos el 50% de los canarios de color con moña.
            Porque tiene una estructura morfológica similar, pero no idéntica al canario de color. El Moña Alemana toma una posición ligeramente más levantada y tiene unos tarsos un poco más largos y la tibia bien visible, bien emplumada. Podemos decir que el Moña Alemana posee una estructura corporal más poderosa.
 
            Continuando con el análisis de las diferencias, recordamos que en los canarios de color, sobre todo en los melánicos, evaluamos esencialmente tres apartados: tipo, variedad y categoría. En su lugar, todos sabemos que en el Moña Alemán estos tres elementos están contenidos en uno: el color. Cuando en el canario de color melánico se analiza el "tipo", se presta atención a la calidad del diseño y su adhesión a la norma. Para la "variedad", se procede de la misma manera: se mira atentamente  la calidad del color que debe corresponder a la exigida por el estándar. Similar es la evaluación de la categoría: los intensos  deben ser intensos en todo el cuerpo, los nevados deben  tener el nevado distribuido uniformemente y los mosaicos deben tener claramente marcadas las zonas.
            Para el Moña Alemana no es así: en los ejemplares  melánicos  pueden estar recogidos  todos los tipos del canario de color. Por lo tanto, en el Moña alemana criadores y jueces  deben observar cuidadosamente la uniformidad de la distribución del diseño, no las características típicas de cada variedad que se deben tener, por ejemplo, un canario en colores pastel, un ópalo, un phaeo , un topacio , un eumo , ónix o cobalto .  En este apartado  no se contempla sólo el color, sino que también se contempla el tipo, variedad y categoría, es decir, todos los apartados  que conforman el juicio del canario de color.
 
 Cuando en un Moña alemán  lipocrómo  se examina el "color”, es necesario analizar la distribución, uniformidad y brillo, prestando especial atención a la uniformidad de la intensidad o distribución del nevado, además, en el mosaico, se considerará la adecuada distribución en las áreas propias del mosaico.
            Este proceso de selección y enjuiciamiento previo por parte del criador simplifica mucho el trabajo del juez en los concursos, donde, lo recordamos, las variedades son solo dos: los lipocromos y los melánicos. También en los Criterios de Enjuiciamiento de los Canarios de Forma y Posición Lisa está claramente especificado que el juez de esta especialidad, en el caso en que se encuentre delante de un ejemplar de una nueva mutación o en caso de duda, no debe tener miedo en pedir la opinión de un juez de color, pero hay que subrayar que es un grave error hacer que los jueces de color enjuicien un Moña alemana. En tal caso un ejemplar enjuiciado por dos jueces, de postura y de color, tendría una valoración divergente y desorientadora. 
 
Pongamos un ejemplo. Supongamos un Moña Alamana óptimo en el apartado de color, pero con una moña defectuosa. Un juez de color le adjudicaría 90 puntos. Si le enjuicia un juez de postura al evaluar la moña le penalizaría con tres o cuatro puntos, y el mismo canario obtendría en este caso 86 – 87 puntos.  Este ejemplo hace comprender porqué el Moña alemana tiene solo dos variedades: lipocromos y melánicos, todo ello debido a que debe ser seleccionado y enjuiciado en base a la uniformidad del color y a la del diseño.
 
Todo lo que se ha dicho no es válido solo para el Moña Alemana, sino también para el Border, Norwich, Fife, Lizard, etc. El Boder la intensidad o el nevado deben manifestarse en todo el cuerpo, comprendida las plumas previas a la cola; por otra parte el color debe ser brillante y rico en lipocromo. Por lo que respecta al Border melánico, los criadores deben seleccionar y valorar los ejemplares que tienen el diseño requerido por el estándar, constituido por pequeños trazos en forma de granos de arroz y no trazos gruesos y continuos. Esta característica es expresión fenotípica del patrimonio genético del canario de color. El Norwich nació como un canario de color, y aún hoy el color es uno de los aspectos fundamentales de esta raza. Lo mismo se puede decir para el color del Fife y el diseño del Lizard. Volviendo al Moña Alemana, nos gustaría hacer hincapié en que si se adopta el procedimiento de selección y enjuiciamiento expuesto, estaremos en condiciones de superar las dificultades y preocupaciones expresadas por algunos jueces y aficionados.  

jueves, 3 de octubre de 2013

EL REHINLÄNDER.  ¿UN MINIATURA DEL LANCASHIRE?

El Rheinländer  es uno de los canarios de postura más jóvenes. Ha tenido su origen en Alemania sobre los años 80 del siglo pasado. Su creador ha sido el alemán Noffke. Curiosamente, a pesar de lo reciente de su creación,  no se sabe con certeza cuál es su origen. Unos sostienen que  el Rheinländer se obtuvo cruzando pequeños Lancashire con  Hoso Japonés y / o Munchener; otros dicen que el canario es el resultado de los acoplamientos entre Gloster corona amarillo (de plumaje intenso y con poca redondez) y Hoso Japonés blanco.
Al igual que un Fife es un Border en miniatura y el Hosso Japonés es la miniatura de un Scothc, se  considera al Rheinländer como un mini Lancashire. ¿Es realmente esto cierto? ¿En qué se asemejan? ¿Qué diferencias hay entre ellos además de la talla?
En el Rheinländer y en el Lancashire la moña debe ser de tipo herradura, simétrica, compacta y terminar detrás del ojo sin que haya rastro de ella en la nuca, o si lo hay que sea lo menor posible. La moña puede ser lipocrómica o moteada, pero en este último caso no debe extenderse más allá de la cabeza; una mancha melánica por el cuello es inadmisible. El ideal, en ambas razas, es que la moña sea clara.
   
En los ejemplares sin moña la cabeza debe ser amplia, ligeramente redondeada y con cejas visibles pero que no cubran los ojos. En el Lancashire las cejas suelen ser mucho más visibles. En las cabezas lisas no debe haber ningún rastro de melanina.
 
Como se ve, las características de la moña y de la cabeza son iguales en ambas razas.En el apartado correspondiente al Cuerpo en el Rheinländer está incluido el cuello, mientras que en el Lancashire se le valora aparte. El cuello del Rheinländer debe ser tenue, delgado y elegante. El cuello tiene que destacar más en la parte ventral que en la espalda. En la parte anterior del cuerpo, la curvatura que comienza por debajo de la barbilla, se extiende hacia abajo, y le da al canario la apariencia del llamado cuello de botella. El pecho, a causa de esta curvatura tendrá su mayor expansión en un punto más bajo, entre el final del pecho clásico y el comienzo del abdomen. La espalda y el pecho se vuelven más delgados  hacia la cola. La espalda en su conjunto es ligeramente  redondeada. Cuando la línea de contorno que a partir de la cabeza – cuello se extiende a través de la espalda hasta la cola, da al canario un aspecto ligeramente arqueado. Esta forma recuerda la de sus antepasados: Hosso Japonés y Munchener. Además en el Rheinländer se tiene la impresión de que dicha curvatura produce como un impulso hacia delante del cuello, mientras que en el Lancashire la ligera curvatura que parece que recorre la silueta de algunos canarios vienen provocada por la cola caída que tienen algunos ejemplares (y que debían de tener todos). En el Lancashire no se habla de espalda redondeada, sino de espalda llena y ancha, con hombros visibles, amplios y torneados.
Resumiendo las diferencias en el Cuerpo podemos decir que son:
RHEINLÄNDER.
-      Cuello más señalado.
-      Pecho con prominencia más baja.
-      Línea de contorno cabeza - cola más arqueada.
LANCASHIRE.
-      Cuello más lleno y robusto.
-      Pecho con prominencia en lugar habitual.
-      Línea de contorno solo de la espalda algo arqueada.
 
La longitud, evidentemente, es una diferencia fundamental entre las dos razas, ya que el Lancashire se disputa junto con el Rizado Gigante el honor de ser la raza de canarios más grande. En el Rheinländer la longitud máxima no debe sobrepasar los 12 cm, pero no se menciona nada de “una tendencia a que sea menor” tal como se hace en otras razas de pequeña talla. En las exposiciones internacionales, donde concurre un número relativamente elevado de ejemplares, se observa que una excesiva reducción de la talla conlleva fallos en la forma del cuerpo, que apenas está arqueado; en el cuello que está demasiado señalado en la parte de la espalda y sobre todo el pecho que no tiene el punto de máxima expansión en la parte baja del mismo. No hay que olvidar que a la cabeza se le conceden 20 puntos, al cuerpo otros 20 y a la posición otros 20; y que a la longitud solo se le conceden 15 puntos. No se puede privilegiar a los ejemplares muy pequeños  pero que carecen de las cualidades señaladas en otros apartados con más puntuación.
 
La tendencia actual entre los mejores criaderos y clubs es que la selección  debe apuntar en primer lugar a conseguir canarios de buen tipo, y una vez conseguido este objetivo dedicarse a obtener una longitud máxima de 12 cm.
         Al Rehinländer se le conceden 10 puntos en plumaje, apartado este que no existe en el Lancashire ya que el plumaje se valora en el apartado Cuerpo. El plumaje del Rehinländer debe ser liso, de textura suave, fino y adherido por todas las partes del cuerpo. Los colores admitidos son amarillo, rojo y blanco, extendidos de manera uniforme sin manchas melánicas a excepción de en la moña.
         El Lancashire presenta mayores problemas de plumaje que el Rehinländer, entonces ¿por qué no se incluye en el primero un apartado para valorar y así cuidar más el plumaje y sí se hace en el segundo? Desconozco la respuesta y nadie me ha sabido darla. Una posible respuesta puede ser que en el Rehinländer se quiere evitar que el plumaje pierda su compostura característica  y su bella y fina tesitura, y se convierta en un plumaje demasiado corto y rígido como ocurre cuando la selección está dirigida a hacer el canario más pequeño.
         ¿Es el Rehinländer una miniatura del Lancashire? Sí y no. Son dos razas con muchos puntos en común pero también con diferencias. Afortunadamente están tan separadas por una característica tan visible como la talla que es imposible el mestizaje, con lo que se asegura que el criador de cada raza tiene que profundizar en las características de cada una de ellas, olvidándose completamente de la otra raza.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

LA CRÍA DEL GLOSTER: EL USO DE LOS INTENSOS
Texto basado en un  escrito de
Mr. WALLACE N. & STOREY G.
Los buenos Glosters de exposición suelen ser pájaros nevados. El buen Gloster debe ser un pájaro pequeño que muestre redondez desde cualquier ángulo, la cabeza amplia y bien redonda, las cejas bien marcadas y las mejillas bien llenas. El pecho nace casi debajo del pico y es redondo y amplio. Un buen pecho da al canario el aspecto de rechoncho. La cola es corta, estrecha y siguiendo la línea de la espalda. Las alas bien cerradas y juntándose sin cruzarse sobre la rabadilla. La corona debe ser bien redonda, con el punto central lo más pequeño posible, y bien adherida a la nuca.
 
Las patas tienen que ser cortas, ligeramente dobladas y sin mostrar los muslos. El plumaje debe ser cerrado y adherido al cuerpo, pero no duro. Un buen Gloster debe tener un buen equilibrio entre el tipo y la calidad de la pluma.
El cruce normal es el de nevado X nevado. Con este cruce se guarda la redondez del cuerpo, así como la forma de la cabeza y las cejas. Pero los  emparejamientos repetidos de nevado x nevado tendrán los siguientes efectos:
Alargamiento de las plumas.  Flexibilidad del plumaje.  Pérdida de color.   Aumento del plumón.
 
La apariencia general de tal pájaro es el de un pájaro con plumaje suave, de color apagado y cejas grandes.
 
En los criaderos en los que no hay pájaros intensos el  plumaje se hace  demasiado abundante. Suelen ser pájaros con una gran corona, demasiadas cejas, una nuca demasiado fuerte, una cola amplia, abundantes  plumas en torno a las patas y un color diluido. Cuando este tipo de pájaros empieza a aparecer en un aviario hay que tratar de corregir el problema. Pero si el porcentaje de canarios con estas características es demasiado elevado, será necesario tomar medidas enérgicas, es decir, quitarlos. 
            Para evitar estas consecuencias hay que recurrir al cruce de intenso X nevado. Cruce que no debe ser habitual sino hecho de forma esporádica. Los grandes criadores de Gloster emparejan durante dos o tres años nevado X nevado y al año siguiente hacen nevado X intenso.
 Si se hiciesen todos los años el emparejamiento de intenso X nevado la redondez va desapareciendo, la cabeza se hace más pequeña, sin cuello, de pequeño tamaño y con un plumaje más apretado. Son pájaros que se acercarían más al Fife Fancy que al Gloster.
 
            En todo criadero debe haber pájaros intensos y estos o bien se compran o bien se hacen utilizando para ello Fifes intensos, de buen plumaje, pequeños, con cuello poco marcado y cabeza relativamente grande y con un tipo que se aproxime lo más posible al del Gloster.  Hacernos con buenos pájaros intensos a partir del Fife nos llevará unos  tres años o cuatro como mínimo.
 
            Evidentemente que la opción más rápida es comprarlos.
            Cuando compren un Gloster intenso, piense que es para mejorar su criadero de Glosters, no para que al año siguiente nos dé hijos que ganen en los concursos.
Depende del tamaño y de la cantidad de reproductores de nuestro criadero, así necesitaremos más o menos pájaros intensos.
La norma más importante cuando se utiliza un intenso, es acoplarlo al mejor de los pájaros que tenemos, de esta forma mejoraremos el plumaje de nuestros nevados y el tipo del intenso con nuestros pájaros. No piensen que la introducción del plumaje intenso puede remediar inmediatamente varios años de doble acoplamiento de nevados, esto no es posible, es necesario tiempo y paciencia.
Un pájaro intenso podemos comprarlo a un comerciante de pájaros o a un criador. La mejor opción es comprar a un criador siempre que nos permita visitar su criadero.
El intenso que compre debe provenir de una línea muy buena  de pájaros de plumaje nevado. El intenso que compremos tiene que ser una herramienta para la cría y si sus hermanos y parientes nevados son de calidad,  posiblemente él lleve en sus genes esa calidad y así avanzaremos más rápidamente en la mejora de nuestro criadero. 
Cuando usted compre un intenso, observe en primer lugar el plumaje y el color de los pájaros “nevados” que hay en el criadero. Éstos deberán tener un plumaje claro, un buen color y ser del tipo que debe dominar en las exposiciones. Si el criador le deja escoger entre sus intensos, escoja el mejor.
Estos intensos deben tener un buen color, un plumaje apretado y la cola con forma de tubo. Las alas serán de una buena longitud, bien cerradas, las remeras bien yuxtapuestas. Las cejas no deben ser demasiado fuertes, la corona debe tener un buen centro y buena caída. La nuca no será demasiado fuerte comparada con un nevado.
 
Algunos intensos no son tales, son semiintesos y tienen una débil  nevadura alrededor del la nuca. Hay que procurar que los ejemplares que compremos sean lo más intensos posible, los machos no deben tener nevadura, las hembras muy poca.
A la hora de comprar da lo mismo que sea macho o hembra, corona o consort. Un macho suele dar más juego porque se le puede echar con varias hembras y así tener una mayor descendencia. Lo que realmente interesa en un intenso es el color, un plumaje apretado y las características genética que porta, es decir, el pedigrí. 
            Hay quien prefiere las hembras consort de color puro, porque dicen que estas aves están más cerca del estándar que los machos corona o consort. Las hembras corona tienden a ser más pequeñas.
Hay criadores que tienen predilección por las  hembras consort intensas nacidas en el criadero e hijas de machos intensos. Esas hembras emparejadas con los mejores machos han dado magníficos ejemplares. Yo esto no lo considero una regla sino algo que ha ocurrido en un criadero que tiene unos genes más o menos fijos y que no se puede generalizar alegremente.
 
Cuando se introduce un intenso en un criadero en el que durante varias generaciones solo se ha criado nevado X nevado, al principio lo más importante es el color y el plumaje, más que la forma y el tipo, siempre y cuando el ejemplar o ejemplares introducidos tengan un magnífico pedigrí.  LO MÁS  IMPORTANTE ES LA GENÉTICA DEL PÁJARO.

jueves, 29 de agosto de 2013

  CRÍA DEL CREST
Las características singulares que distinguen el Crest (moñudo) y el Bred (cabeza lisa) de otras razas de canarios son para el primero la gran moña y para el segundo  la amplia cabeza provista de de abundantes cejas. Tales características solo son ostensibles si el plumaje es largo y ancho, único artífice de dichas propiedades. Mostrar una amplia moña o una cabeza con abundantes cejas significa que el animal posee un plumaje largo.
Muchas veces el plumaje largo produce en otras partes del cuerpo una gran cantidad de plumas que perjudican la elegancia de la forma física. Por supuesto que este es el precio que la raza debe pagar: un plumaje largo y ancho por todas partes. Nunca se encontrará un canario que tenga a la vez plumas largas y plumas cortas, el plumaje o es largo o es corto. Cuando se está buscando una pluma de longitud exagerada hay que aceptar, e incluso justificar las deficiencias estructurales de la pluma: flancos enmarañados, contorno mal definido, plumas débiles y descoloridas.
 
            El mayor defecto del plumaje se suele encontrar en las partes laterales del cuerpo. A veces el exceso de plumaje da lugar a protuberancias que cubren totalmente las plumas de vuelo de las alas, lo que origina formas discordantes y feas. Ciertamente se puede hacer la vista gorda cuando se trata de defectos leves, pero eso no se puede hacer cuando hay protuberancias de plumas similares a las de los canarios rizados, en cuyo caso hay que penalizar severamente.
 No siempre las plumas largas constituyen un defecto, de hecho, algunas plumas largas y grandes, conocidas como plumas de gallo, que salen de las caderas y caen hacia los lados, o las plumas de la espalda que constituyen la “mantellina”, constituyen una atractiva cualidad. Tanto las plumas de gallo como la “mantellina” son un reconocimiento de las plumas largas y anchas que dan un mayor encanto y valor a la raza Crest. Normalmente estas características no se observan durante el primer año, y solo en el segundo año es cuando aparecen claramente.
            En todos los acoplamientos el criador debe cuidar al máximo la elección de la pareja de reproductores en cuanto al tipo de plumaje. Las posibilidades son  varias, o los dos con las plumas de mediana longitud;  o uno con plumas largas y anchas acoplado con otro de plumas de mediana longitud o cortas, independientemente que se trate de ejemplares moñudos o de cabeza lisa.
Para poder entender bien todo esto de acoplar pluma larga con pluma corta, o plumaje intenso con plumaje nevado, que es algo que se dice también en muchas ocasiones, vamos a ver con detalle la estructura del plumaje. Hay razas en las que está muy claro lo que se quiere decir al hablar de cruce de intenso con nevado; pero hay razas en que eso ya no está tan claro. (Lo que sigue es una traducción de un fragmento del libro de Umberto Zingoni: Canaricoltura)
En el canario salvaje, como en todas las especies de aves del mundo, las características de las plumas, zona por zona, son prácticamente iguales  en todos los individuos, sencillamente porque son las mejor adaptadas al ambiente en el que la especie vive y se reproduce.
Naturalmente existen unas mínimas diferencias entre unos ejemplares y otros, debidas a la variabilidad de cualquier especie, pero se trata de diferencias que permanecerán siendo mínimas en virtud de los acoplamientos casuales que son la regla en todas las especies salvajes.
Sin embargo, el hombre, en los varios siglos en los que ha criado al canario, ha variado estas reglas, porque  seleccionando los ejemplares que tenían un cierto tipo de plumaje más o menos rico que el de la especie salvaje, ha llegado a crear dos tipos diferentes: uno constituido de plumas máximamente desarrolladas en la superficie del vexilo  y pobres en pigmentación, y otras que son exactamente opuestas. 
Nacieron así los dos tipos de plumaje: de tipo nevado y de tipo intenso, con toda la serie intermedia.
 
 La mayoría de las veces la pluma intensa es tal por dos factores: por la alta cantidad de lipocromo que colorea todo el vexilo y el menor desarrollo de las barbas y bárbulas.
 
La pluma nevada es tal por los dos factores contrarios: por la ausencia de lipocromo en la punta de la pluma y por un mayor desarrollo de las barbas y bárbulas.
La selección ha hecho que en ciertas razas los factores anteriores, color y estructura de la pluma, se distribuyan de modo diferente, se puede tener, por ejemplo, pluma rica en lipocromo (color intenso) y a la vez con barbas y bárbulas muy desarrolladas (estructura nevada) y viceversa.
Para evitar equívocos debido a lo dicho anteriormente, es conveniente atenerse a la siguiente terminología.
Pluma intensa y pluma nevada, para indicar respectivamente la asociación (más frecuente) de la máxima expresión del color y el mínimo desarrollo del vexilo; y la asociación (más frecuente) de la mínima expresión del color  y el máximo desarrollo del vexilo (barbas largas con bárbulas muy desarrolladas.
Pluma de color intenso y pluma de color nevado, para indicar exclusivamente la distribución del color. En una pluma nevada característica un pequeño trozo del ápice de la pluma no tiene casi pigmento, sea lipocromo o melánico, de forma que el plumaje asume el aspecto de estar débilmente nevado o enharinado.


 
Pluma de estructura intensa y pluma de estructura nevada, para indicar el grado de desarrollo del vexilo.  La pluma con estructura nevada tienen barbas claramente más largas que las plumas de estructura intensa, con lo que hay una sensible diferencia en longitud, que justifica la denominación más adecuada de pluma ancha y pluma estrecha.
Y aunque a menudo se dice que la pluma intensa es estrecha, hay muchos casos en que es ancha, incluso llega a ser muy ancha.
 
Estos dibujos representan tres plumas tomadas dos de ellas  de las cabezas de canarios Rizados del Norte (la de la izquierda y la del centro) y de un Verdecillo (la de la derecha)
 
La pluma de estructura intensa se caracteriza por una queratinización más densa, con barbas cortas, bárbulas delgadas y limitadas a las proximidades de la barba, de ahí la máxima concentración de color lipocromo.
 
 
La pluma de estructura nevada se caracteriza por todo lo contrario: por barbas largas, bárbulas abundantes y extendidas a casi toda la barba,  abundante en número de elementos y en vaporosidad.
 
La mayor longitud de las barba y la abundancia de bárbulas hacen que la pluma de este tipo se más grande y vaporosa que la de estructura intensa. Por esta razón también se denomina a este tipo de pluma con los términos de: sedosa, blanda, ligera, suave, vaporosa, etc. y en contraposición los términos: dura, áspera, corta, cerrada, fuerte, seca, etc. se reservan para el plumaje de estructura intensa. 

 
Las aves silvestres tienen un plumaje de estructura nevada, pero no excesivamente,  como se ve en el dibujo de la pluma del verdecillo. La máxima expresión del plumaje nevado o intenso se da en las aves criadas en cautividad y seleccionadas por el hombre en un intento creativo y expositivo.
La distinción del plumaje en intenso y nevado se complica porque entre estos dos extremos hay toda una secuencia de tipos intermedios a los que se denomina: semiintenso, seminevado, semiduro, etc.
En las razas inglesas de talla media y grande es muy normal que los ejemplares tengan plumas de color intenso y de estructura nevada, debido a la selección prolongada que ha efectuado el hombre.
El mejor criterio para ver el tipo de plumaje que tiene un canario es observar una pluma tomada de la cabeza. En las razas moñudas la pluma no se debe tomar de la moña, sino de la parte posterior del cuello donde llega la moña.
Los problemas para realizar los acoplamientos en las razas de abundante plumaje, en las que no se sabe si el color de la pluma, intensa, nevada o semintensa, se corresponde con la misma estructura, disminuyen al conocer ésta.  El método es simple: a cada ejemplar se le arranca una pluma del mismo lugar de la cabeza o cuello (pues son las plumas en las que mejor se notan sus características) y se colocan sobre una cartulina sujetadas con un papel adhesivo.
Cada pluma estará en alguno de los siguientes grupos
ESTRUCTURA DE LA PLUMA
MUY INTENSA
INTENSA
SEMINTENSA
NEVADA
MUY NEVADA
Anilla nº
Anilla nº
Anilla nº
Anilla nº
Anilla nº
 

A la vista de las estructuras del plumaje los emparejamientos son más fáciles. Nunca se debe echar Nevado con Muy Nevado, ni Muy Intenso con Intenso. Hay que ir buscando una compensación y un equilibrio: Intenso con Nevado, Semintenso con Intenso, Intenso con Muy Nevado, etc.          

El gran objetivo de la cría del  Crest es  la obtención de buenas moñas. Ya publiqué un artículo en el que trataba específicamente la genética de las moñas y a él me remito.
Otros consejos para la cría, referentes a las moñas son los siguientes (tomados del libro de Giorggio de Bassegio: CANARINI. CINQUE MAGNIFICHE RAZZE INGLESI)
            Una de las grandes dificultades es la de producir un buen plumaje en la parte anterior (frontal) de la moña y, por tanto, solo es aconsejable utilizar únicamente ejemplares que presente una óptima conformación de la moña en la parte anterior.
            Las plumas de la moña deben ser largas, anchas, en forma de hoja de lanza con una evidente zona central, si las plumas son grandes pero de textura aplanada, entonces la moña resultará descompuesta y/o aplastada.
            Una moña de grandes dimensiones puede ser mejorada en la cría si el ejemplar moñudo se le acopla con un cabeza lisa de pluma corta.
            Una moña descompuesta puede ser mejorada acoplando el ejemplar con un cabeza lisa  de cabeza perfectamente redonda y lisa.
            Un ejemplar con moña pequeña puede dar en la cría buenos resultados, si se une con un cabeza lisa  con grandes y abundantes plumas que estén bien colocadas.