lunes, 9 de junio de 2014

ASPECTOS A SELECCIONAR EN EL CREST

Comisión Técnica de Postura
Italia Ornitológica.
12 Junio-Julio 2009

       El Crest no termina de destacar. Su presencia en las muestras ornitológicas, con la excepción del Internacional de Reggio Emilia y del Campeonato Mundial de Piacenza, es escasa o inexistente. Todos sabemos que es mucho más difícil criar canarios de gran talla que los de tamaño inferior. Los gigantes de la canaricultura no son muy prolíficos y tienen escasa actitud para cuidar a sus crías. 

       Por lo que concierne específicamente al Crest exponemos algunos consejos que pueden hacer menos difícil la reproducción. Ante todo, recordamos que el emparejamiento debe respetar siempre la compensación  entre el macho de gran tamaño (posiblemente con moña) y la hembra de tamaño más pequeño (crest-bred si el macho es Crested); no viceversa porque la hembra de tamaño inferior, en general, es mejor reproductora. Antes de emparejar  los canarios es necesario hay que recortar las plumas de la cloaca y las que cubren los ojos, tanto en los moñudos como en los sin moña. De hecho, en los Crest-bred las cejas formadas por plumas anchas y largas, descienden de la nariz hasta los ojos, de tal modo que los ojos permanecen invisibles cuando el canario está de lado. La preparación es necesaria para que la cópula sea fecunda y para que el macho y la hembra se puedan ver, conocer y aceptar.
       Además el Crest es un canario que tiende se monógamo y por lo tanto conviene poner juntos a los dos ejemplares antes de que se produzca el acoplamiento. Adoptando estas normas es más fácil obtener huevos fecundos, huevos que en general se pasan a las nodrizas, escogiendo para ello a canarios que crían sin dificultad pollos de gran talla.
      Pero es muy positivo dejar que la pareja de Crest incube los huevos de la nodriza, para intentar recuperar su actitud a la incubación y a la cría de los pequeños. También es útil de poner a las nodrizas un máximo de tres huevos fecundos, si se quiere obtener pollos fuertes y robustos. Con fines selectivos es esencial poner particular atención en la calidad del plumaje, que debe ser ancho, largo y con la parte central o raquis gruesa, brillante y flexible.
       Las plumas tectrices (mejor conocidas como secundarias) deben ser ricas en lipocromo amarillo o verde pero siempre brillantes. Además, la zona oscura que rodea el raquis o parte central, debe ser bien visible en los ejemplares melánicos. Cuando el plumaje tiene estas características el manto y las plumas de gallo son bien visibles. (el manto está formado por las plumas dorsales, que cuando son de óptima textura o calidad, caen lateralmente por los lados). 

      Incluso las plumas de gallo caerán lateralmente como ocurre en la cola de los gallos, y no están junto a las plumas de la cola como ocurre en algunos canarios comunes o de otras razas con plumaje corto y apretado.  Siguiendo estas indicaciones, no solo reproduciremos más fácilmente los Crest, sino que también obtendremos óptimos Crest.
       En la selección de esta raza hay que poner particular atención al problema de la “joroba” o “chepa”, porque cada vez son más numerosos los ejemplares expuestos que tienen este gravísimo defecto.


      La característica de la “joroba” en los canarios de Forma y Posición lisa es un factor hereditario de los antiguos canarios Ganteses, progenitores de casi todas los llamados canarios ingleses. Para algunas razas (Bossu Belga, Scotch, Hoso Japonés, Munchener) la joroba es una voz determinante de la categoría del pájaro, para otras razas la joroba es un factor negativo.
El problema de la "joroba" no solo se da en el Crest, sino también en Lancashire. El defecto de la joroba, cuando está presente, determina una postura anormal de la cabeza que ya no está en línea con el cuerpo. En el Crest, en el Lancashire y en menor medida en el  Yorkshire, la joroba hay que  considerarla como un defecto hereditario vinculado  a la utilización del  Bossu Belga (que tiene un excelente plumaje suave) para la "construcción" y "reconstrucción" de estas razas.
       Recordemos que el Crest nace como fruto de la creatividad de algunos criadores ingleses, que desean introducir la moña del Lancashire en el canario Norwich y se eligió el Norwich con plumaje largo, fuerte y voluminoso, pensando que serían el más adecuado para mostrar lo mejor de una bella moña. No hay que olvidar que la mutación moña aparece en Inglaterra en torno al 1770 y que los canarios con moña se llamaron “topping canary” (canario con moña) y después con el nombre de “turn-crown” o “turncrest”. Se ha escrito, a principios del novecientos, que los Crest expuestos en las exposiciones eran numerosos y que la raza era tan popular que se le llamaba “the King of the Fancy”, es decir “el rey de las razas de exposición”.
        El alto coste de estos canarios, el deterioro de la calidad del plumaje, la aparición de quistes (debido a acoplamientos prolongadas entre nevados con el fin de aumentar el tamaño de los canarios) y el deterioro gradual y progresivo de la fertilidad, así como los momentos difíciles relacionados con la guerra, condujeron a un lento pero drástico declive de la raza. Solo en torno a los años 60 del siglo XX, el Crest inició una lenta recuperación. Parece que los criadores recurrieron a cruzamientos entre el Norwich, el Lancashire y el Bossu. Pero los Norwich y Lancashire no eran los canarios de los comienzos; el Bossu tampoco era el Gantés, ya extinguido. Estos cruzamientos recientes pueden ser la causa de la aparición de la joroba, pues consultando la literatura ornitológica no se lee que tal defecto hubiese aparecido en el pasado.
        En el canario Crest esa mala postura viene acentuada por la gran longitud del plumaje de la cabeza, sobre todo en los ejemplares con moña, porque las plumas largas y anchas limitan el campo visual  e inducen al animal a alargar el cuello para tener una mejor visión. Este fenómeno se pone en evidencia sobre todo cuando el canario no está habituado a la jaula de exposición, porque en ella el Crest ve menos. La experiencia muestra que algunos Crest manifiestan la joroba desde que son jóvenes.